Ahora sí, llegó la Generación Distribuida

Recientemente, el Gobierno Nacional reglamentó la Ley 27.424 de Generación Renovable Distribuida y -si bien faltan aclarar algunos detalles comerciales, legales y técnicos de los equipos que se permitirá utilizar- se puede afirmar que la Generación Distribuida ya tiene el marco adecuado para desarrollarse e incluso una serie de incentivos desde el Gobierno Nacional. A partir de ahora, cualquier Usuario que esté conectado a la Red de Distribución de Energía y que se encuentre en una provincia que haya adherido a dicha ley, podrá instalar un generador de fuente renovable y autoabastecerse de una parte o total de su consumo. Y por toda la energía excedente que el Usuario – Generador inyecte en la red, recibirá una compensación económica que corresponderá al precio con el cual el Distribuidor compra la energía eléctrica y su transporte en el Mercado Eléctrico Mayorista.

Según lo previsto por la ley nacional N° 27.424, en la cual el valor total a  pagar por el Usuario – Generador será el “Balance Neto de Facturación”, es decir la diferencia entre la energía demandada de la red y la energía entregada en la red antes de impuestos; el ahorro económico se encuentra directamente relacionado con la tarifa de cada Usuario y la relación entre lo que se autoconsume y el excedente que se inyecta en la red. La  distribuidora de energía deberá informar en la factura de cada Usuario – Generador los valores energéticos y económicos de demanda y de inyección. Si por la compensación resulta un saldo positivo, se configurará un crédito a favor del Usuario- Generador.