La energía nuclear en Argentina, ¿cuánto representa de nuestra matriz?

Siguiendo con el análisis de la matriz energética de nuestro país, podemos decir que esta energía de gran importancia en el mundo -y vital para algunos países- representa en nuestro país aproximadamente un 8 %.

El funcionamiento es un proceso similar al de una central térmica que funciona con carbón, petróleo o gas, a excepción de la forma de proporcionar energía calorífica o calor en el agua para convertirla en vapor. En el caso de los reactores nucleares el calor se obtiene a través de reacciones de fisión nuclear de los átomos del combustible nuclear, a diferencia de otras centrales térmicas que consiguen la energía mediante la quema de uno o varios combustibles fósiles. La central nuclear dispone de varios tipos de reactores nucleares, aunque todos tienen el mismo objetivo de utilizar el calor de las reacciones de fisión nuclear para accionar las turbinas que generan la electricidad.

En la actualidad hay 448 reactores en operación, los cuales producen alrededor del 11,5% de la electricidad mundial. Según el Organismo Internacional de Energía Atómica de Naciones Unidas, -datos a enero de 2019- hay 58 unidades en construcción en países como China, India, Rusia, Corea del Sur, Finlandia o Francia. Todos ellos, conscientes de los problemas energéticos y medioambientales, construyen nuevas plantas nucleares porque consideran que la energía nuclear es una fuente esencial para el presente y futuro de sus países. En Francia, el país de la Unión Europa más partidario de esta fuente de energía y donde más del 73% de su electricidad es de origen nuclear a partir de 58 reactores nucleares en operación y está construyendo una nueva unidad de nueva generación (EPR). En Finlandia, el 34% de la electricidad proviene de los cuatro reactores que tiene en operación; actualmente construye una nueva unidad y ya hay estudios que plantean la necesidad de una sexta. Por su parte, el Reino Unido, que cuenta con 15 reactores que en 2016 produjeron el 20,40% de su electricidad, ha decidido dar luz verde a la construcción de nuevas centrales nucleares con dos objetivos básicos: frenar las emisiones contaminantes y reducir la dependencia exterior.

Argentina fue el primer país de América Latina en avanzar en el terreno de la generación eléctrica a partir de la energía nuclear. Lo hizo con la central Atucha I, erigida en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires, junto al río Paraná, que está equipada con un reactor de tecnología alemana. El combustible empleado es uranio natural levemente enriquecido y su potencia eléctrica alcanza los 357 MW. La planta es refrigerada y moderada con agua pesada (D20), y pertenece al tipo de reactores PHWR (agua a presión).

La construcción de la planta se inició en 1968, ingresando el reactor en fase crítica en 1974. Ese mismo año también comenzaba la construcción de la central nuclear Embalse en Río III, Córdoba, con casi el doble de potencia eléctrica y tecnología de origen canadiense, finalizando la obra en 1983. Posterior a esto, en el año 2007 se inició Atucha II finalizando la obra en 2011.

La Central Nuclear Embalse, situada en la costa sur del embalse del Río Tercero, provincia de Córdoba, fue ejemplo de eficiencia y seguridad durante sus primeros 30 años de operación. Utiliza uranio natural como combustible y su refrigerante y moderador es agua pesada.