Recortan subsidios de Energía Eléctrica a Grandes Usuarios

,

En el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) existen, del lado de la demanda, los Grandes Usuarios Mayores (GUMA), los Grandes Usuarios Menores (GUME) y los Grandes Usuarios en Distribuidora (GUDI).

A grandes rasgos, los GUDI se diferencian de los GUMA y los GUME en que reciben lo que se denomina «servicio completo de la distribuidora». Es decir, su potencia, energía eléctrica, transporte y distribución son facturados por la distribuidora y no tienen posibilidad de elegir proveedor para ninguno de esos rubros. Se parecen así al usuario residencial, pero su consumo debe superar los 300 kw de potencia. Muchísimas PyMes están enmarcadas en este esquema; algunos ejemplos son los supermercados y comercios, centros de distribución y pequeñas fábricas electrointensivas.

Los GUMA y los GUME suelen ser los que afrontan la tarifa eléctrica más elevada. La mayoría de las veces, pagan el 100% del costo real. Ha habido períodos en los que el combustible para la generación se computó neto de subsidios; en estos casos, reciben eventualmente alguna ayuda del estado. Los GUDI, por lo general, pagan una tarifa muy inferior a la de los GUMA y GUME. Actualmente, pagan el 55% del costo declarado por Cammesa, no tanto más que el usuario residencial (40%). La diferencia la paga el estado.

Esta ayuda busca fomentar la producción y la competitividad, pero la lucha contra el déficit fiscal puso en jaque su continuidad. El precio del gas natural, combustible utilizado para la generación de hasta un 70% de la demanda del país, rebotó desde niveles muy bajos en el 2020, fruto de una menor oferta y el esquema de precios del Plan Gas AR. Mantener esta política implicaría asumir un monto en subsidios aún mayor, porque todo apunta a que el costo para el sistema de generar electricidad aumentará.

Con este panorama, los GUDI verían un doble aumento en su tarifa: una parte por la eventual quita del subsidio y la otra por el aumento del costo de generación en sí mismo.

¿Qué pueden hacer? Como GUDIs, sólo apostar por la eficiencia energética o soluciones de autogeneración «detrás del medidor» (sin inyección de excedentes a la red). Si, en cambio, deciden pasarse al MEM, las posibilidades se multiplican: comprar energía plus, autogenerar con inyección, comprar energía renovable. Todas estas opciones derivan en ahorro, resiliencia y fiabilidad de suministro y precio. SAESA cuenta con propuestas para cada una de ellas.

Pedro Lanusse
Gerente General