Un “nuevo” escenario para el mercado del gas natural en Argentina

,

Acostumbrado a pensar a cortísimo plazo, el mercado del gas no escapa a los vaivenes de la política y la economía argentina. Es así como pasamos de importar gas natural de Bolivia en forma permanente, y eventualmente GNL desde Chile (regasificado) y desde las terminales de GNL de Bahía Blanca y Escobar, a tener excedentes de producción. Desde fines de 2019, se exportaron seis cargamentos de GNL. Estos sobrantes se incrementaron en 2020 dado que, al tiempo que a causa de la pandemia caía la demanda, la oferta continuó aumentando.

Hace sólo 4 meses, nos encontrábamos nuevamente ante una alarmante falta de gas, principalmente en los meses de invierno. Los precios bajos que se dieron en 2020 aceleraron la caída en la producción de gas local. A ello, se sumó un abrupto descenso de la disponibilidad de gas de Bolivia. Para completar el cuadro, la terminal de GNL de Bahía Blanca había dejado de operar en 2018 y la terminal de Escobar no podía operar a causa de una clausura judicial.

Veamos cómo cambió el escenario en los últimos 90 días. A mediados de diciembre, la Secretaría de Energía adjudicó volúmenes y precios licitados en el marco del Plan Gas.Ar por un total cercano a los 70 millones de m3/día de gas natural. A fines de enero, el juzgado Federal de Campana levantó la clausura que pesaba sobre la terminal portuaria de Escobar para poder regasificar gas natural licuado (GNL). Un par de semanas después, la secretaría de Energía anunció que volverá a Bahía Blanca el buque regasificador para cubrir algún faltante en este invierno. Después de 3 años sin importación, habrá una nueva licitación para que Compañía Mega retome el proceso de descarga de GNL. Por último, se anunció una segunda vuelta del último Plan Gas, buscando incrementar la producción local.

Esta batería de medidas permitirían “pasar el invierno” en un relativo equilibrio. Y sólo relativo, ya que migramos de un mercado sobre ofertado con precios muy deprimidos a una situación de fuerte incentivo a la producción local y mayor importación de GNL Todo ello, con un lógico incremento en los precios del gas natural.

Fernando Echazú
Director en SAESA